lunes, 28 de enero de 2008

La Leyenda de Fraga




Según el premio nacional de literatura, don Sady Zañartu Bustos, taltalino que nos leyó innumerables obras donde retrata importantes pasajes de nuestro rico imaginario atacameño; ésta fue la tentación de uno de los insignes cateadores atacameños como fue el “Pinche” González, quien junto a Marco Moreno y al Freirinense José Santos Ossa, que fueron los descubridores del Salitre. Nos dice Sady Zañartu, que el “Pinche” González, obsesionado por encontrar el derrotero de Fraga, se vino al desierto más inhóspito del mundo, donde fue encontrado muerto junto a su noble caballo, comido por los jotes pero con una moneda en el pecho, testimonio único de su osadía de aventurero. Un testimonio como éste del siglo XIX, nos hace reflexionar: Cuántas personas han escuchado sobre Fraga, Cuántas personas se han aventurado a lomo de caballo o en carreta, camioneta o en modernas motos por las arenas en busca de la mina Fraga, en cuyo socavón duermen cofres o cajones con monedas de oro o plata.

Hay acontecimientos más recientes sobre el tesoro y la leyenda de Fraga. Todos coinciden que está resguardada por el demonio y que la persona que profana esta tierra, es hombre muerto, especialmente si se lleva consigo algunas piezas o monedas de oro.

Esto le pasó a Montecinos y un grupo de amigos copiapinos, que fueron hasta el lugar, acompañados de un espiritista famoso, encontraron el tesoro pero no esperaron el tiempo correspondiente en la mina, al parecer 24 horas, período en el que se ven todo tipo de apariciones y demonios y que se debe soportar. El hecho es que se vinieron en su camioneta, salieron a la carretera en el sector de Carpa de Cuatro, casi frente al cerro El Bramador y los que presenciaron el accidente cuentan que la camioneta se fue directa al bus que venía por su lado correspondiente y quedó incrustada bajo sus ruedas. Murieron todos los ocupantes de la camioneta, los buscadores del tesoro de Fraga, unas cuantas monedas de oro fueron el testimonio endemoniado que de seguro van a servir de incentivo a futuras generaciones de buscadores de tesoros.

Extracto del relato de “La Leyenda de Fraga”, del “Imaginario de Atacama, Mitos y Leyendas” de Don Alejandro Aracena Siares, Diciembre 2006.